Infección por VIH: cronicidad y envejecimiento