Los colegios de Enfermería de Canarias piden que se habilite a las enfermeras para activar los protocolos de protección a las víctimas de violencia de género.

Los colegios de Enfermería de Canarias piden que se habilite a las enfermeras para activar los protocolos de protección a las víctimas de violencia de género.

La presidenta del Colegio Oficial de Enfermería de Las Palmas, Rita Mendoza, y el presidente del Colegio Oficial de Enfermeros de Santa Cruz de Tenerife, José Ángel Rodríguez, entregaron este martes a la adjunta de Igualdad de la Diputación del Común de Canarias una solicitud de apoyo para que se amplíe la capacidad de las enfermeras canarias de intervenir en la protección de las mujeres víctimas de violencia de género.

Por su trabajo en primera línea de los centros de salud y de las urgencias hospitalarias, las enfermeras son las primeras profesionales del ámbito sanitario que detectan los posibles casos de violencia machista, pero no están habilitadas para realizar informes de diagnóstico que activen los protocolos de actuación establecidos al efecto, viéndose obligadas a avisar a otros profesionales sanitarios para que esta activación pueda producirse. Este hecho produce dilación en la respuesta, ineficacia del sistema y doble victimización de la mujer, al tener que reiterar su testimonio antes diversos profesionales.

Rita Mendoza invitó a los grupos políticos con representación en el Parlamento de Canarias a revisar la normativa actual y realizar las modificaciones que sean oportunas para aprovechar a las profesionales de la enfermería en la lucha contra la violencia machista. “Somos 15.000 enfermeras y enfermeros en Canarias, el colectivo profesional más numeroso del sistema sanitario, y tenemos cualificación, experiencia y sensibilidad suficientes para poder intervenir en la inmediata protección de las víctimas y de sus hijos”, recalcó la presidenta del Colegio de Enfermería de Las Palmas. Mendoza insistió en que habilitar a las enfermeras para que puedan realizar informes vinculantes supondría una enorme contribución a la erradicación de la violencia contra la mujer y recordó el caso de la comunidad autónoma de Baleares, en donde esto ya es posible. 

El presidente del Colegio de Enfermeros de Santa Cruz de Tenerife, por su parte, argumentó que el cambio de la norma permitiría al sistema sanitario actuar con mayor diligencia frente a los casos de violencia machista. José Ángel Rodríguez manifestó la intención de los colegios canarios de llevar esta reclamación al ámbito nacional y abogó por complementar esta medida con actividades de formación y concienciación sobre igualdad y violencia de género, dirigidas a los profesionales que trabajan en los sistemas de salud.

La adjunta de Igualdad y Violencia de Género de la Diputación del Común, Beatriz Barrera, agradeció la implicación de los colegios de enfermería con esta causa y manifestó su apoyo a la petición, que se comprometió a tramitar ante el Parlamento de Canarias.