El Congreso Nacional de la AEEC premia una comunicación de enfermeros de Las Palmas.

El Congreso Nacional de la AEEC premia una comunicación de enfermeros de Las Palmas.

Un estudio sobre monitorización en pacientes con inestabilidad hemodinámica realizada por enfermeros del Servicio de Hemodinámica del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín ha recibido el tercer premio a la mejor comunicación en el 42º Congreso Nacional de la Asociación Española de Enfermería en Cardiología (AEEC), celebrado a finales del mes de octubre en Zaragoza. El trabajo premiado, titulado ‘Propuesta para la monitorización invasiva tras el cateterismo cardíaco radial en los pacientes con inestabilidad hemodinámica’, fue realizado por Vicente Rubio, Pablo Benítez, Damián Lorenzo, José Miguel Latorre, José Manuel Alvarez, Teresa Rodríguez, Efrén Pérez, Manuel Benito y Patricia Calderín.

Según informa el Servicio Canario de la Salud en un comunicado, el trabajo premiado propone una manera de convertir el acceso radial tras un cateterismo cardíaco en una línea arterial para la monitorización invasiva en aquellos pacientes que se encuentran inestables. Habitualmente se retira el introductor radial tras el cateterismo, puesto que podría dañar la arteria si permanece mucho tiempo. Para ello se realiza la hemostasia radial inflando con aire una pulsera o banda neumática. Sin embargo, hay pacientes a los que, por su gravedad, sería conveniente mantener el acceso arterial para monitorizar la presión arterial y poder realizar extracción frecuente de muestras sanguíneas en las horas siguientes al cateterismo.

Los profesionales de enfermería del Servicio de Hemodinámica del Doctor Negrín proponen la utilización de esa banda neumática como apoyo para el intercambio del introductor radial por la cánula de menor calibre, con lo que se evitaría el sangrado. La puesta en marcha de este protocolo de actuación ha funcionado con normalidad. La monitorización continua, la extracción de muestras sanguíneas y la baja incidencia de complicaciones vasculares implican una mejora importante en el manejo de estos pacientes con fragilidad hemodinámica durante el periodo posterior al intervencionismo coronario, hasta su estabilización y recuperación.